Nada de rarezas artísticas y decoraciones esenciales, ésta es la formula de éxito de la silla Chiavari, creada a principios del 800 por el ebanista Giuseppe Gaetano Descalzi en su taller de Chiavari. Gracias a la linea minimalista, este elemento del mobiliario ha sabido imponerse durante el tiempo como un símbolo de artesania italiano, un objeto sin tiempo y de uso inclusive en época reciente.

silla chiavari de Giuseppe Gaetano Descalzi-artederestaurar.es

 La silla Chiavari nació en 1807 como reelaboración de las sillas francesas de estilo Imperio, respecto a las cuales la estructura y la decoración son simplificadas, además del hecho que el asiento no es acolchado sino con tramas de tirillas de sauce. Está realizada completamente de madera y gracias al tipo de ensamblajes y a la distancia entre las patas, la Chiavari es mucho más robusta de cuánto su aspecto lo demuestre.

Los modelos originales de esta silla se realizaban con maderas de los bosques de las tierras de Liguria. Alrededor de esta zona nacían los centros de producción artesanales. Las maderas más usadas eran el cerezo, arce, haya, fresno.

silla chiavari en imagenes del 800 llamada la parisina

¿Pero por qué la Chiavari gustaba tanto a todos? De seguro por su diseño tradicional y en apariciencia poco sofisticado, la imagen de silla común. Con este concepto, en 1957 el arquitecto y diseñador milanés Gio Ponti realizó la famosisima “Superligera”.

La Superligera toma el modelo de la silla Chiavari conservando la estética y mejorando las caracteristicas de ligereza y robustez: en lugar de las secciones circulares se proyectan secciones triangulares de 18 mm; los ensamblajes son revestidos y la parte superior del espalar es inclinada hacia atrás, para mejora la ergonomía. Ademas se da mucha atención a la elección de materiales ligeros y elásticos como el fresno para la estructura y la caña para el asiento.

silla de Gio Ponti superligera-artederestaurar.es

El resultado de las pruebas de Gio Ponti es una silla que pesa menos de 1.7 kg y que el mismo define como “normal”,”sin adjetivos”, probablemente el primer objeto que viene a la mente a cualquiera de nosotros si nos pidieran que imaginaramos una silla “común”

Sencillez no es sinónimo de banalidad, es más la Superligera – heredera de la Chiavari – es uno de los inventos que mejor representan el design italiano en el mundo, tanto es así de dar vida a una moda sin tiempo, y capaz de llegar a cifras exobitantes por aquella que hubiera tenido que ser una silla popular.

Las imágenes te muestras un modelo “evolucionado” de silla Chiavari de la segunda mitad del 800 llamada “parisina”, la misma que ves en el cuadro francés de epoca.

En la última imagen una foto de los años 50 que proponía la “superligera”.